Thursday, August 16, 2012

Cómo evitar el hoyo negro: que los jóvenes sigan a Cristo toda la vida

por Rod Whitlock

Después de 24 años en el ministerio juvenil he llegado a comprender que el espacio sideral y la sala de reunión de jóvenes tienen algo en común: los hoyos negros.

Según el departamento de matemática aplicada y física teórica de la Universidad de Cambridge, "un hoyo negro es una región de tiempo del espacio sideral de la que nada puede escapar, ni siquiera la luz".
En el ministerio juvenil los hoyos negros aparecen después de la graduación, cuando los miembros del grupo juvenil desaparecen de la iglesia.

La Universidad de Cambridge, en un esfuerzo por explicar el porqué de los hoyos negros, da el siguiente ejemplo:

"Imagine que lanza al aire una pelota de tenis. Cuanto más fuerte la lance, tanto más rápidamente volará de su mano y tanto más alto irá antes de volver. Si usted la lanza con suficiente fuerza, la pelota nunca volverá; la gravedad no la podrá atraer. La velocidad que necesita la pelota para escapar se conoce como la velocidad de escape, que para la tierra es aproximadamente siete millas por segundo."

Análogamente, un hoyo negro en el ministerio juvenil aparece cuando la atracción del mundo en la vida de un joven genera suficiente velocidad como para atraer fuera de la iglesia a alguien que una vez era activo. Tristemente, no se sabe nada de muchos de estos jóvenes, y muchos no volverán a la iglesia.

Pero la atracción de Dios puede tener el efecto opuesto. Cuanto más los jóvenes experimenten de la presencia de Dios y sean atraídos a Cristo, a su Palabra, y a la iglesia, tanto menos probable será que los atraigan los hoyos negros del mundo y abandonen el ministerio juvenil. Lamentablemente, muchos jóvenes que asisten a los cultos de jóvenes viven con gran peligro cerca de un hoyo negro. Una vez que se gradúan del ministerio juvenil, muchos son absorbidos por este mundo tenebroso.

Para los jóvenes, la velocidad de escape es el resultado de una falta de estrategia en el discipulado y las relaciones que podrían haber transformado su vida y evitado que la iglesia los perdiera.